Bienvenidos a Wákatela!
Quiénes Somos


Esto es:::Wákatela!
Desde::Santiago, Chile
Wákatela! está formado por 6 periodistas de la UNAB. Ellos son: Dalal Halabi, Hans Lagos, Fernanda Ramos, Romina Rojas, Felipe Muñoz, Óscar Moya y todos ustedes. Hace un tiempo atrás germinamos un gran Nicho... pero ahora todo nos da asco. Es por eso que nació Wákatela!, para que vomites todo eso que no tienes cómo ni dónde decir. Hablamos de todo lo que se nos ocurra y de lo que no también. Bienvenidos a Wákatela!, tu nicho en Internet.
Ve Nuestro perfil completo

Últimos vómitos

¡Los extraterrestres llegaron ya, y llegaron baila...
¿Y si me volviera famoso?Si mañana me despierto en...
TRANSANTIAGO, CHILE Y YOPor Parroquiano. DIA MIERC...
CALIENTE, CALIENTE EOO! Por: Fernanda Ramos Albert...
LIVING ON THE EDGEpor DULImagínense ésta escena: ...
He vuelto de mi travesía como temporero. Al volver...
MEDIDAS PRO TRANSANTIAGOPor HLPropongo (y exijo) h...
Wákatela!: Más grande que nunca
El Estrés de sentirse Estresadospor: Dul Dicen q...
YO HABLO POR MI Por: DUL Se terminó. El verano s...

Archivos

04.06
05.06
06.06
07.06
08.06
09.06
10.06
11.06
12.06
01.07
03.07
04.07
05.07
06.07

Estamos en el lugar...b>

BloGalaxia
La Gran Familia Wákatela!

www.flickr.com
This is a Flickr badge showing public photos from Hanséntrico. Make your own badge here.

26 de abril de 2007

EL OPIO DEL PUEBLO
Por: Fernanda Ramos

Musulmanes, Budistas, Cristianos, Judíos, Hinduistas, etc, luchan por un objetivo muy parecido que es lograr la perfección mediante actos de bondad y justicia en este mundo terrenal.
A primera vista si todos buscan el mismo camino no deberían producirse roces ni competencias, pero la historia ha demostrado que las luchas más dramáticas y fuertes se han producido por religión.
Muertes, atentados y masacres son realizados en nombre de algún Dios y su fe no tiene límites ni leyes. Es espeluznante pensar que personas guiadas por la “religión” pueden causar tantos estragos y quizás acciones que ni su mismo Dios quisiera observar.
Al parecer la guerra y la religión van de la mano y ésta tiene un poder inigualable para mover a sus pueblos.
Estas guerras religiosas son guiadas por algo más allá de la racionalidad, un claro ejemplo es la lucha entre musulmanes y el occidente, el Islam pareciera estar en contra de todas las reglas de vida que impone nuestro continente. Por un lado en occidente existe una clara discriminación racial y que en la actualidad se ha “validado” debido a los actos terroristas ocurridos en EE.UU, Inglaterra, etc.
En el otro extremo algunos grupos musulmanes dejan que la violencia oscurezca sus mentes y en nombre de su Dios asesinan a inocentes.
No podría decir que todos los musulmanes son violentos, pero los medios de comunicación se han ocupado en dar una mala imagen y han aumentado la xenofobia contra países musulmanes, los gobiernos e incluso las familias inculcan barreras y odio contra religiones, personas o razas distintas.

Estamos en una época en la cual los seres humanos hemos perdido el sentido de vida, todo lo que acarrea la globalización nos ha dejado en una especie de carretera de grandes velocidades donde todo pasa fugazmente por nuestro lado.
El ser humano se encuentra en una búsqueda constante y las religiones buscan amortiguar ese golpe que nos da el mundo.
Me gustaría centrarme un instante en el poder que el catolicismo aún tiene en el mundo. La Iglesia Católica se muestra como una “alternativa divina” a todo este caos mencionado anteriormente, pero esta institución medieval no ha aclarado mucho las aguas.
Muchos comentan que se acerca el fin de la Iglesia Católica, pero una institución con dos mil años de antigüedad no desaparece en un corto periodo.
Las personas necesitan creer en algo, el Dios que sea, quizás como dijo Marx: “la religión es el opio del pueblo” y está claro que la Iglesia Católica busca vendarle los ojos a una sociedad que está luchando por avanzar.
El poder de la Iglesia Católica se ha basado en el temor de las personas en desobedecer una palabra que es supuestamente sagrada y consecuencia de esto se han validado grandes luchas como las Guerras Mundiales en la cual los dos bandos se encontraban alentados por los clérigos, donde incluso existieron bendiciones de armas.
Creo que estas Instituciones creadas por el hombre están muy alejadas del verdadero cristianismo y sus principios, los cuales se basan en amor al prójimo, tolerancia y el perdón. No se trata de esa burocracia y adoraciones a imágenes de santos a la cual la Iglesia nos somete y tampoco a ese Dios castigador que infunde miedo.
Siento que el poder actual de la Iglesia Católica se basa en la necesidad de la gente de aferrarse a algo que esté más allá de sus manos, pero la verdadera iglesia se encuentra e nuestro interior.

Señor sacerdote usted no puede decidir si puedo optar a la pastilla del día después, no me puede inculcar la ayuda al pobre cuando la Iglesia Católica tiene grandes aportes económicos en el mundo ni tampoco creo en sus valores, cuando basta ver los innumerables casos de pedofilia dentro de sus techos

Pensemos en que en alguna generación futura el opio deje de hacer su efecto y veamos el mundo en completa lucidez.

---------------------------------------------